Histórico

  • Castelinho Caracol
    Castelinho Caracol

    Castelinho Caracol

    Un lugar que marcó una época

    El CASTELINHO CARACOL, es una de las primeras residencias del municipio de Canela, fue construido a comienzos del siglo XX, entre 1913 y 1915, por Pedro Carlos Franzen, casado con Luiza Sommer. La pareja tuvo seis hijos: Fernando, Alfredo, Cora e Ivone nacidos en Caracol, Irene es la más mayor, que permaneció en el CASTELINHO y Anita; ambas nacidas en Sesmaria Machado.

    La residencia fue construida con madera de araucaria, pino típico de la región con un sistema de ajustes y tornillos, sin el uso de clavos. La madera recibió un tratamiento de inmersión durante seis meses con agua del Arroyo Caracol; tratamiento biológico para después ser aserrada y secada naturalmente en la sombra para ser duradera.

    Después de esto fue trabajada y cortada para servir en la construcción de la residencia, en forma de un pequeño castillo. Con dieciocho ambientes, en el primer piso se encuentran los cuartos, comedor para cenar, sala de música, baño y cocina. En el segundo piso el cuarto de costura, donde las hijas de Pedro y Luiza Franzem traían los vestidos, cosían las capas de las cubiertas de pluma. Las plumas para la confección de almohadas y cubiertas se secaban en la torre, también en el piso superior, donde se tiene una vista de 180 grados de amplias áreas verdes y un entorno privilegiado de gran belleza. El CASTELINHO CARACOL, preserva muebles y utensilios de la época de sus moradores, las paredes intactas, aún con el pasar del tiempo –¡casi un siglo!- muestran que la construcción es el resultado de técnica, conocimiento y belleza.